ceñida y las tácticas en popa.

ESTRATEGIA DE REGATA
"OTRA METIRA POPULAR DICE; HAY QUE VIRARLE AL ADVERSARIO ENCIMA PARA CUIDARLO"

Por Julio Lavandería

"Si la ceñida, en línea recta, tiene 2 millas. Nosotros vamos a recorrer 2.82 millas. Esto en teoría y si el viento está a 90º de la línea y orzamos 45º. Entonces puedo hacer un borde de 1.41 millas y después virar y recorrer 1.41. Ahora supongamos que el viento gira 10º hacia la derecha y nosotros elegimos navegar hacia la izquierda del campo, lo que vamos a recorrer son 2.79millas.

Si suponemos que el viento es oscilante y que primero nos sorprende con 10º a la derecha y más adelante vuelve a su posición original y nosotros hacemos las viradas aprovechando los borneos, el recorrido final en este último caso puede ser de 2.55 millas en lugar de las 2.82 que idealmente supondríamos recorrer. Para que se hagan una idea esa diferencia son aproximadamente 400 metros. Ganamos esta distancia solamente por tomar bien los borneos. Por eso es muy importante que ustedes investiguen de donde va a venir el primer borneo y por supuesto si es persistente o no. Esto les va a mostrar que lado del campo conviene y siempre naveguen hacia el próximo borneo.

Muchas veces vamos navegando y quizás se presta y uno comienza a dudar si más adelante continuará prestándose o si se va a volver a negar. En estas situaciones ustedes tienen que creer en la historia que hicieron, en la información que tienen previa y confiar en esos datos. No hay otra alternativa, todo lo que hablamos al principio de la hora previa a la largada (ver primera parte) Créanle a eso, salvo que a simple vista ustedes comprueben otra realidad, como la de otro barco más a proa.

Si de todas maneras continuamos inseguros y con dudas, lo aconsejable es primero hacer el borde largo, el que más acerca a la boya, es decir más prestados. Naveguemos rápido más que orzados, a donde sea pero rápido. Buscar referencias es la otra cuestión muy importante en estos casos. Miren, miren, miren. Por último si no sabemos para donde ir, vayamos para donde van los mejores. En esto es importante diferenciar que deben ir a donde van los mejores de la flota y no a donde van los primeros en ese momento. No siempre coincide una cosa con la otra.


Cuando estamos inseguros no es aconsejable navegar en los extremos de la cancha. Si uno tiene dudas es mejor ser conservador y navegar más adentro del campo de regatas unos 10º hacia dentro del campo. Ahora mi experiencia me dice que en flotas numerosas se tiene que llegar obligadamente con buenas a la boya. Esto nos obliga a navegar sobre el layline de la derecha el último 10% de la ceñida.

Para pasar a un barco, si el otro está a barlovento y prestado. Tenemos que aguantarnos y esperar que vire. No es la única alternativa virar, cuando alguien viene y nos vira encima. Muchas veces lo único que logramos si viramos, es agrandar el problema.
Lo que debemos hacer es derivar un poco y ganar nuevamente el viento limpio hasta que vire nuestro adversario. Pero no tenemos que cambiar de lado de la cancha o nuestra táctica, porque alguien nos viró arriba.

Otra mentira popular es que hay que virarle al otro encima para cuidarlo. En realidad tampoco es así, hay que virar hacia el lado para el cual favorecerá el próximo borneo. Sólo lo vamos a cuidar bien desde el barlovento si el próximo borneo es prestado para nuestro lado. Pero si el próximo borneo es una negada, lo único que logramos es que nos pase.

Cuando estamos llegando a la boya de barlovento, lo que nos interesa es primero como vamos a salir derivados, para preparar la maniobra. Para empezar a preparar, lo importante es no bajar la velocidad. Y para esto, no hay que entrar al barco, no hay que irse a proa, no hay que ir a sotavento para agarrar el cabito, la manito ni nada. Ya tiene que estar preparado el barco, para que nadie tenga que hacer estos movimientos que sin duda le quitaran velocidad al barco en el último tramo de la ceñida.

Obviamente que si el barco es muy grande, alguien va a tener que moverse, pero siempre lo menos posible y sin restar velocidad al barco. Pero hablando en barcos más chicos hay que tener las cosas listas para no retrasar la marcha en ningún momento. El tripulante tiene que adrizar y poder desde ese lugar ir preparando todo. Si no como hacen los que navegan en 470 que llegan a la marca en el trapecio. Lo pueden hacer porque tienen todo preparado para alistar la maniobra sin dejar de adrizar el barco. El barco sigue navegando a full hasta la boya.

En los barcos con tripulación, el táctico planea la maniobra y la habla con el timonel, pero el proel es el que da el tiempo. El que está en la proa es el que sabe cuanto tiempo le va a llevar todo (subir tangon, pasar brasa y escota e izar el globo, arriar genoa, etc.) No tiene que ser el táctico o timonel el que le grite, dale "¡prepará la maniobra!" Sino que el mismo tripulante sabe en que momento tiene que comenzar a trabajar.

La segunda cuestión que nos interesa es saber si vamos a derivar simplemente o si vamos a trabuchar después de la boya. Para eso lo más importante es ver como estamos en ese momento ciñendo. Si estamos llegando prestados, con viento oscilante, significa que el viento en ese momento se fue a la derecha. Cuando pasemos la boya lo mejor es trabuchar y volver hacia donde veníamos, porque es el borde más negado y en popa los barcos navegan más rápido de está manera. A lo largo de toda la pierna voy a ir siguiendo los borneos, tratando de navegar siempre en el borde negado. Al revés de la ceñida donde debemos buscar navegar prestados.

Ahora si el viento es persistente a la derecha y llegamos prestados a la boya lo mejor es no trabuchar en seguida sino derivar simplemente y muy pendiente del viento, porque cuanto más gire hacia la derecha más negado voy hacer el borde largo y si hubiésemos trabuchado cerca de la boya, lo que nos habría sucedido es que el otro borde lo vamos a tener en popa redonda.

En la popa es igual que la ceñida, si el viento bornea persistentemente hacia un lado, no debemos navegar hasta el lay line. Esto lo aprendí yo hace 6 años, antes hubiese navegado hasta el límite. Pero navegando con Lange y Camau en un 50 pies, dijeron que no, que debíamos guardarnos ese margen, ya que si el viento continúa con persistencia nos va ayudar a dar la boya y de última debíamos solamente trabuchar un par de veces y nada más. Pero lo peor es hacer camino de más o en la popa y tener que navegar derivados en lugar de orzados.

Hablando de la táctica en la popa, es muy distinta en flotas chicas que en flotas grandes. En una flota chica se navega un poco más libremente y con más posibilidad de maniobra. Porque digo esto, porque en la popa es donde más se blanquetean, tapan o desventan los barcos. Mucho más que en la ceñida. Para que se den una idea, la zona de blanqueteo es seis veces la altura del mástil que nos tapa el viento. Imagínense el área que cubren 5 barcos uno al lado del otro. Por eso es muy importante tener en cuenta de donde viene el viento y si me están tapando o no.

La popa es el mejor momento para recuperar posiciones. ¿Porque? Primero porque es cuando en general, las tripulaciones se distienden. El barco ya no navega escorado y esto da cierta tranquilidad donde se pierde un poco la concentración. ¿En que momento toman agua, se comen un sándwich o unos mates, sopas, etc.? En la popa. Este detalle, no es poca cosa. Normalmente nos puede dar una buena ventaja si estamos atentos y concentrados. Además los de atrás son los primeros en agarrar las rachas o buenos vientos y tienen la ventaja de poder tapar a los de adelante. Por todos estos motivos en esta etapa de la regata hay que cuidar mucho a los de atrás y también es un buen momento para pasar a los de adelante.

¿Cómo lo pasamos al de adelante? Si es por barlovento tengo que ir orzándole hasta cerca del layline, no hasta el lay line, y ahí trabuchar antes que el. Así cuando el también trabuche quedará a mi sotavento y para pasarme deberá superar mi blanqueta. Si el adversario trabucha a dos esloras después que nosotros, lo más probable es que no lo logre. Nosotros debemos y tratando de bajar hacia su proa en cada rachita, aunque en algún momento naveguemos un poco más lento, pero no hay ningún problema, porque no nos puede pasar debido a la zona de blaqueteo que provoca nuestro aparejo. Entonces despacito le vamos acomodando el barco y nos metemos.

Ahora si venimos navegando bien rápido lo que más nos va a convenir es tratar de pasarlo por sotavento. Si somos rápidos nos vamos a pegar bien sobre la zona donde comienza a blanquetearnos y ahí solo debemos esperar a que el otro trabuche, en ese momento trabuchamos después que el y ya nos hicimos de la posición. Entonces cuando venimos con más velocidad que el de adelante y me desventa en el momento que voy a pasarlo, debemos derivar. Que más queremos que abrirnos, bajar. Si cuando trabuche vamos a tener más barlovento y vamos a estar más adelante todavía.

Ahora somos el de adelante y no queremos que nos pasen. Algo muy importante es cuando el de atrás nos orza para tratar de taparnos el viento, nunca tenemos que orzar más que el, porque lo que vamos a lograr es achicar la distancia. En este momento el papel del tripulante es vital para que el timonel no orze más que el barco que nos ataca. Algo fundamental es ser rápido, porque sino el de atrás nos va a tapar con facilidad. Otra cosa que siempre tienen que tener en cuenta, es a toda la flota y no pelearse encarnizadamente con un pesado que nos orza todo el tiempo.

Ahora estamos llegando al sotavento. Acá nuevamente hay que recurrir a la imaginación, para prever lo que van hacer los otros. No interesa donde estamos en ese momento, sino cual va ser nuestra situación respecto del resto en el momento que lleguemos a la boya. Esto es pura imaginación basándonos en nuestra experiencia y en nuestros propios movimientos. O sea, yo voy a derivar y aquel va a trabuchar, el otro viene con buenas y hay otro más dentro de las 2 esloras. Bueno tenemos que hacernos una película de cómo va ser la situación en la boya. No hay otra en esta parte de la regata, ayuda mucho la experiencia que nos va a decir como van a maniobrar el resto de la flota, pero también es muy importante conocer detalladamente el reglamento, que es muy específico y puede darnos ventajas importantes en este punto.

Dentro de las dos esloras, lo mejor es ser el primero del lado interno. Pero si esto no se puede, es mejor ser el de atrás pero de barlovento y no en sotavento. En las popas lo mejor es que el timonel no haga la táctica sino que sea el mismo táctico si lo hubiese. Pero si no lo hay, el proel es el mejor ubicado mirando hacia atrás, para ver como vienen los barcos y el viento.

Cuando carga la racha es normal que muchos aprovechen para derivar. Pero lo mejor es acelerar y no derivar, una vez que el barco tomó más velocidad, el viento aparente se va a ir hacia proa y esto nos va a permitir derivar con toda la velocidad. Pero obligadamente primero hay que acelerar para después poder derivar mejor. Si es prestada lo mejor es trabuchar, porque dijimos que tenemos que navegar siempre negados. Cuando baja el viento tenemos que orzar y continuar en el mismo rumbo. Lo importante es que el barco no se pare, nunca se tiene que parar. Algunos derivan porque no dan la boya, es un error no hay que bajar la velocidad nunca."