LA PRESALIDA, MÁS QUE MEDIA REGATA

Las salidas son casi siempre cerradas y ser realizan en el ultimo segundo

En las regatas de flota siempre se ha dicho que una buena salida vale media regata, entendiendo por buena salida la que se realiza con viento limpio y controlando la flota. En match-race este enunciado se debe aplicar a la presaliva, el espacio de cuatro minutos escasos en el que los barcos se enfrentan mutuamente, no sólo para ganar el control en el momento del pistoletazo sino para, y esto es lo más importante, intentar penalizar al contrario el mayor número de veces posible. Hay que tener en cuenta que cada penalización realizada en este período implica que el barco infractor deberá realizar una trasluchada "en el primer momento que le sea posible después de la salida".

Esta circunstancia, y el hecho de que sólo estén en competición dos barcos, origina el primer cúmulo de extrañas maniobras observadas en un match-race. Antes de dar la señal de preparación, ambos barcos deben estar fuera de la línea, cada uno en el extremo que inicialmente se le haya asignado por sorteo; es decir, uno en el lado izquierdo (sobre la boya) y otro en el derecho (sobre el barco del jurado). Ambos deben cruzar la línea y "entrar” antes de haber transcurrido dos minutos después de la señal preparatoria. Por este motivo ambos barcos se precipitan hacia la línea lo más rápidamente posible y acto seguido ponen proa uno contra el otro en lo que parece un claro rumbo de colisión. Aquí es donde empieza el uso sutil del reglamento, en concreto en lo concerniente a la regla 35 que es la que regula las limitaciones a la alteración del rumbo. En la figura se ilustra esta situación que genera el primer dolor de cabeza para los árbitros. Estos, por lo general, se "reparten" los barcos: un árbitro se "identifica" con un regatista y el otro con el restante. Entre ellos se establecen diálogos vehementes; en el caso del ejemplo de la figura la sería el siguiente: B: "Hago rumbo de colisión", A?: “Arribo para cederte paso", B:"¡Otra vez hago rumbo de colisión y estoy a dos esloras!", A:”Orzo y te dejo paso ¡No alteres tu rumbo!" B:"¡Altero mi rumbo y no te dejo opción!", A:”Has infringido la regla 35: penalización!"

Insertar grafico pag 49

Los barcos han entrado en la línea y se dirigen a su encuentro en la zona central de la misma. A va amurado a babor y B a estribor.

 

 Momento 1: El duelo ha comenzado. Ambos barcos se apuntan con las proas en claro rumbo de colisión. Como la distancia es suficiente, A no tiene todavía la obligación de maniobrar para dejar paso a B y busca una aproximación más cerrada para beneficiarse luego de la regla 35.

Momento 2.- A decide arribar y romper así el rumbo de colisión.

 Momento 3: B arriba y establece de nuevo rumbo de colisión con A. Lo puede hacer pues A aún tiene espacio para maniobrar de forma suficiente para evitar el abordaje. A mantiene su rumbo hasta el límite.

Momento 4: A orza en última instancia para dejar paso a B. En este instante B ya no puede orzar para agobiar a A en última instancia, pues se lo impide la regla 35, que protege al barco obligado a ceder el paso (en este caso A que va amurado a babor) de las alteraciones de rumbo del barco con derecho a paso (en este caso B que va amurado a estribor) siempre que aquel haga todo lo posible por evitar la colisión (que es lo que ha hecho A)                  

En efecto, pues el barco que va amurado a estribor tiene unas limitaciones a la alteración de su rumbo para interferir las maniobras del que va amurado a babor: siempre debe dejarle oportunidad para evitar el abordaje maniobrando de una manera “marinera”, según la regla 35.

Sí los árbitros lo ven tan claro como en el diálogo anterior, ante la reclamación de A, levantarán la bandera de penalización para B. Si están confusos, o no se ponen de acuerdo, lo cual ocurre con relativa frecuencia, levantarán la bandera verde (ausencia de penalización) o, si es pertinente, penalizarán a A.

De este modo, en este primer enfrentamiento cara a cara, si el barco amurado a babor sabe sacar provecho de este aspecto del reglamento, puede lograr una posición de ventaja de cara a la búsqueda de una posición de control que bloquee a su oponente, como veremos a continuación.